Historia

Los orígenes de Manzanares se remontan a la época medieval. Conoce cómo fue la evolución de una ciudad que se forjó a orillas del río Azuer y alrededor del Castillo de Pilas Bonas.

  • Manzanares no tiene un origen romano, ni visigodo, ni musulmán. Surgió como una puebla nueva de la Orden de Calatrava que fundó encomienda para defender el territorio, no tanto contra los musulmanes como contra las órdenes militares vecinas.

    Sin embargo, según escribió D. Manuel Corchado Soriano en su obra El Campo de Calatrava. Los pueblos (1), existieron dos puntos de hipotético asentamiento prehistórico en lo que hoy día es el término municipal de Manzanares. Uno de ellos, el Pozo de la Raya; el otro, unas ruinas cercanas. Y aunque se encontraron restos arqueológicos, están sin estudiar científicamente y no tenemos certeza de qué época datan.

  • Una vez concluida la batalla de las Navas de Tolosa (1212), las referencias históricas de Manzanares comienzan a ser más claras y, tras el pacto de deslinde entre las Órdenes Militares de Santiago y Calatrava, ésta última decidió construir un castillo a partir de 1239 para asentar su dominio en la zona. La elección del enclave respondía a razones estratégicas, ya que era un área con abundante agua superficial y subterránea y se había convertido en una zona de cruce de cañadas por las que transitaban numerosos rebaños.

  • Como era habitual en la Edad Media, alrededor del castillo comenzó a establecerse un asentamiento que fue ampliándose conforme pasaban los años. Los campesinos empezaron a cultivar los campos que rodeaban el castillo y en 1284 ya hay datos de la encomienda en la zona, cuyo responsable era el caballero Frey Blasco Núñez (2).

    A partir de la encomienda se constituyó un Concejo encargado de regular la vida de los habitantes. Como publicó Antonio Bermúdez García-Moreno (3), las decisiones sobre asuntos importantes eran tomadas por asambleas de vecinos en la iglesia “por ser el espacio cubierto de mayor capacidad”.

  • Posteriormente esa asamblea se sustituyó por un Concejo de alcaldes y regidores encargados de tomar las decisiones. Ya en 1352, según recoge García-Noblejas (4), el Maestre de la Orden, frey Juan Núñez de Prado, decidió construir una muralla alrededor del castillo para incrementar la capacidad defensiva de la fortaleza y poder proteger a los habitantes ante un posible ataque. A cambio del esfuerzo de los vecinos, encargados de levantar la muralla, el Maestre les liberó del pago de ciertos tributos.

  • En 1480 la Orden de Calatrava adjudicó a Manzanares un término jurisdiccional propio y nombró como alcaldes ordinarios a Juan Hernández y Alonso Gómez Moreno (5). Y alrededor de 1510, según el historiador Juan de Ávila Gijón Granados, Manzanares recibió el privilegio de villazgo bajo el mandato de los Reyes Católicos (6).

    Durante el siglo XVI Manzanares creció económica y demográficamente. Reflejo de ello es que las familias hidalgas y de labradores ricos de la localidad construyeron sus casas procurando alcanzar una magnificencia acorde con su prosperidad.

  • En la Guerra de la Independencia Manzanares tuvo un papel protagonista. El general Sebastiani decidió que el castillo, junto con el de Consuegra y Toledo se debían convertir en los tres bastiones principales de La Mancha. El edificio pues, se convirtió en la sede de la fuerza militar francesa. Hasta que en diciembre de 1808 la vanguardia del ejército español, mandado por el marqués del Palacio, se hizo fuerte en la villa y, como recuerda José Antonio García-Noblejas (7), resistió los empujes de las tropas invasoras. Así mismo, algunos manzanareños se desplazaron para mostrar su apoyo en la batalla de Bailén, por lo que Manzanares fue reconocida con títulos honoríficos como el de “Fidelísima Villa”.

  • También en el siglo XIX, concretamente los días 7 y 8 de Julio de 1854, la villa se convierte en protagonista al ser el lugar en que O’Donnell y Cánovas del Castillo firmaron y pronunciaron el Manifiesto que se erigió en la antesala del triunfo de la Vicalvarada.

    En 1880 Manzanares fue nombrado proveedor de vino de la Casa Real y ostentó el título hasta la llegada de la República en 1934. Tras la Guerra Civil las bodegas de Agustín Serrano empezaron a vender a muchos países del mundo y, gracias a la demanda de sus vinos, se hicieron con dos despachos propios en Madrid.

    El Papa, en 1945, nombró a estas bodegas “Proveedor Oficial del Vaticano de Vinos de Misa”. Asimismo, comenzaron a vender su producto a muchas iglesias de nuestro país.

    * Fotos cedidas por la Asociación Fotográfica Manzanares

 

(1) CORCHADO SORIANO, Manuel. El Campo de Calatrava. Instituto de Estudios Manchegos, 1982.

(2) RADES Y ANDRADA, Francisco. Crónica de la Orden de Calatrava. Folio 47v. Edición facsímile realizada por el Museo de Ciudad Real en 1980.

(3) BERMÚDEZ GARCÍA MORENO, Antonio. Manzanares, de lugar a villa. Publicado en el número 341 de la revista Siembra, correspondiente a noviembre de 2009.

(4) GARCÍA-NOBLEJAS, José Antonio. Recoge en su libro Estudio crítico sobre el origen y nombre de Manzanares en Campo de Calatrava -Instituto de Estudios Manchegos, 1973 - la Escritura del compromiso entre los vecinos de Manzanares y el XVIII Maestre de Calatrava sobre cercar o amurallar el lugar.

(5) ALMAGRO VIDAL, Clara. Población, Encomienda, Territorio: Manzanares a final del siglo XV.

(6) GIJÓN GRANADOS, Juan de Ávila. Arqueología Moderna en el Castillo de Manzanares (Ciudad Real). La Nobleza, la Casa de Borbón y las Órdenes Militares.

(7) GARCÍA-NOBLEJAS, José Antonio. Manzanares: Guerra de la Independencia. Instituto de Estudios Manchegos, Ciudad Real, 1982.

Calendario de eventos

Julio 2017
L M X J V S D
26 27 28 29 30 1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31 1 2 3 4 5 6

turismomanzanares.com utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web. Para saber más sobre el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política sobre el uso de cookies Ver política